Notas de Interés

Nuevo centro de trasplantes en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo

En el Sanatorio de la Trinidad de Palermo el Grupo Galeno Inauguró un Centro Integral de Trasplantes, el cual promete será un instituto de referencia en Argentina.

Este nuevo centro trata enfermedades renales, cardíacas y hepáticas. “Estas patologías necesitan una atención integral del paciente, el Sanatorio ya cuenta con un servicio de excelencia que permite el correcto diagnóstico, tratamiento y seguimiento con todos los recursos disponibles, desde un simple procedimiento poco invasivo hasta un trasplante con habilitación del Incucai”. Durante la pandemia en el 2020, el ente de coordinación de ablación e implante realizó más de 1.700 tejidos y trasplantes de órganos en Argentina.

A través de la cobertura de planes de salud el Grupo Galeno presta servicio a 700.000 socios y más de 2,5 millones de personas en sus 7 sanatorios y 7 Centros Médicos propios. Este Centro Integral obtuvo equipamiento de última generación en Europa y Estados Unidos. El nuevo Centro ya se encuentra disponible para todos aquellos pacientes de obra social, prepagas o particular tanto para derivaciones como consultas directas.

Las distintas patologías son atendidas por el equipo que conforma el Centro de Trasplantes del Sanatorio de la Trinidad en Palermo. Los trasplantes hepáticos están a cargo de Oscar Imventarza, los trasplantes cardíacos están a cargo de Guillermo Bortman y por último los trasplantes renales estan dirigidos por Rubén Schiavelli. En el caso de la unidad de trasplante hepático tanto para niños como adultos esta conformada por un reconocido equipo médico con amplia experiencia en dicha especialidad, más de 30 años, con un desarrolló de su formación inicial en Estados Unidos con quien fuera el pionero en trasplantes y cirugías hepáticas Thomas Starzl.

La cirugía hepato-bilio-pancreática es una súper especialidad dentro de la cirugía general y del aparato digestivo, que ha tenido un fuerte desarrollo en los últimos años debido a un mejor conocimiento de la anatomía del hígado, mejora en las técnicas quirúrgicas y avances en la tecnología. Resulta sumamente beneficioso integrar los conocimientos de múltiples especialistas cuando se intenta perfeccionar la asistencia de determinadas patologías”, comentó el jefe de trasplante hepático del Hospital Argerich y Hospital Garrahan Imventarza.

Hoy en día se ha estandarizado las técnicas de ablación e implante, junto a la mejora en las terapias de inmunosupresión y cuidados perioperatorios, permiten que el trasplante hepático sea un tratamiento definitivo de la mayoría de las enfermedades hepáticas terminales. Año a año no solo aumenta el número de trasplantes realizados, sino que también el número de pacientes ingresantes a la lista de espera con lo cual es vital hacer hincapié en la importancia de donar órganos ya que existe una brecha entre la oferta y demanda.

La unidad de Trasplante cardíaco posee profesionales con más de 30 años de experiencia y cientos de trasplantes realizados en Argentina. “Todo el equipo tiene formación en diferentes centros, hospitales y universidades prestigiosas de Estados Unidos. Cuenta con tecnología de punta y equipamiento de última generación, incluyendo asistencia circulatoria, conocida como corazón artificial”, informó Antonio Piazza, quien es jefe de Cirugía Cardiovascular.

Durante el trasplante de corazón se reemplaza el corazón enfermo por un corazón sano de un donante, esto se realiza cuando se ha agotado toda alternativa terapéutica, donde la insuficiencia cardíaca avanza de forma grave. Esto permite que los pacientes que poseen una insuficiencia cardíaca avanzada puedan vivir más tiempo, mantenerse activos y con posibilidades de conservar muchas de sus rutinas habituales.  

Respecto al trasplante renal, liderado por Schiavelli posee un equipamiento de última generación, no solo en los quirófanos sino que también en las diferentes unidades de atención. Por otro lado las comodidades edilicias de alta calidad logran que la institución sea un lugar confortable y agradable donde se brinda un espacio de excelencia muy necesario en situaciones de enfermedad que ponen más vulnerables al paciente. 

Es fundamental que el paciente sienta al Centro como su casa, donde el 100% de su seguimiento se realiza en una misma institución, con todas las necesidades que tenga a lo largo de su vida” Comentó Bortman

Este equipo tiene una amplia experiencia en el campo del trasplante renal con el antecedente de haber realizado más de 1000 trasplantes tanto de donante fallecido como de donante vivo. La oportunidad de realizar los estudios pre-trasplante en la misma institución donde se realizará el trasplante, redunda en un beneficio para el paciente ya que la inscripción en lista de espera se podrá realizar en el menor tiempo posible. El trasplante y el seguimiento posterior se podrán realizar en la misma institución, ofreciéndole al paciente la seguridad y tranquilidad de poder contar con un ámbito de excelencia que le brindará la posibilidad de resolver las complicaciones derivadas o no del trasplante. Desde una mirada holística evaluamos al paciente desde lo psicológico atendiendo a sus motivaciones, temores y expectativas con respecto al trasplante”, afirmó el experimentado nefrólogo.

Aquellos pacientes con enfermedades renales crónicas son potenciales receptores de trasplante renal, esta enfermedad es progresiva y acumula sustancias tóxicas en la sangre, las cuales se eliminan habitualmente por los riñones mediante la orina. Cuando la insuficiencia renal está en un estado muy avanzado los pacientes requieren el inicio de un tratamiento de diálisis, esto logra mejorar la calidad de vida del paciente pero está comprobado que el trasplante renal mejora aún más la calidad de vida del paciente por sobre el tratamiento dialítico.